A la hora de determinar la calidad de un suplemento de proteína es fundamental realizar analíticas que nos permitan conocer la composición de un producto evitando así los posibles fraudes.

En Potential Nutrition trabajamos concienciados para ofrecerle al cliente SEGURIDAD. Por ello, nos esforzamos en mostrar la máxima transparencia tanto de nuestros productos como su etiquetado. Como sello de garantía y para avalar la calidad de nuestros productos realizamos minuciosas analíticas para no dejar hueco a la imaginación o al fraude. El objetivo de este post, es enseñaros a cómo podemos saber la calidad de un suplemento de proteínas y a la vez determinar si se trata de una estafa del etiquetado.

Por todos es sabido la importancia de incluir una cantidad adecuada de proteínas en nuestra dieta y que esto es fundamental desde el punto de vista de la salud. En el ámbito deportivo, un correcto aporte de proteína es fundamental para conseguir una mejor recuperación muscular batidos de proteínas y por eso son de gran ayuda los .

Tipos de analíticas

Debido al vacío legal en el etiquetado y composición de los complementos alimenticios junto a la creciente competencia entre marcas hace que cada vez sea más difícil saber si se está consumiendo un suplemento de calidad o estamos siendo víctimas de productos que prometen llevar lo que no llevan. En Potential Nutrition estamos concienciados en aportar la máxima información de nuestros productos para despejar estas dudas, por ello, llevamos a cabo analíticas cuantitativas y cualitativas en laboratorios externos debidamente acreditados y a su vez, utilizar siempre la mejor materia prima para hacer que nuestra proteína whey sea de las mejores del mercado.

A continuación, vamos a explicar en qué consiste cada tipo de analítica con sus puntos fuertes y débiles y cómo algunas marcas utilizan estos puntos débiles para abaratar costes sin que nos demos cuenta.

Analíticas cuantitativas

Este tipo de analíticas, son útiles para determinar la cantidad total de proteínas que tiene un producto. Este método, funciona midiendo la cantidad total de nitrógeno de una muestra. La proteína es el único nutriente que lo contiene, así que, si somos capaces de saber la cantidad de nitrógeno de una muestra, podremos determinar la cantidad de proteína de un producto a través de determinados factores de conversión.

Uno de los métodos cuantitativos más conocidos es el llamado “análisis de Kjeldahl”. El método de Kjeldahl puede explicarse en 3 etapas: digestión, destilación y valoración:

  • Etapa de digestión: se realiza un tratamiento con ácido sulfúrico para convertir el nitrógeno orgánico en ion amonio.

Ejemplo de analítica cuantitativa de un suplemento de proteínas:

Analítica cuantitativa de un suplemento de proteínas

ANALÍTICAS CUALITATIVAS

Mediante este tipo de analíticas, determinamos la procedencia de la proteína de manera cualitativa. La proteína está compuesta por aminoácidos, a través de este método sabremos la cantidad de cada aminoácido desenmascarando así posibles fraudes como el Amino-Picking (añadir aminoácidos baratos en forma libre con el fin de aumentar el % de proteína) ya que podremos ver la cantidad de cada uno de ellos y, si alguno está en exceso, es un claro identificador de que se está produciendo un fraude.

Una manera de saberlo es compararlo con el aminograma que tiene el suero de leche, si los valores son similares estaremos hablando de un producto de calidad.

Si comprobamos nuestra analítica con el aminograma REAL del suero de leche, vemos que los resultados son muy similares.

Ejemplo de analítica cualitativa de un suplemento de proteínas:

Analítica cualitativa de un suplemento de proteínas

Tipos de fraudes en los suplementos

A continuación, vamos a desvelar los fraudes más comunes y las maneras de detectarlos.

Concentración de proteínas (%)

Como ya comentábamos al principio del artículo, existe un vacío legal en la legislación de los complementos alimenticios que hace que se complicado saber la composición exacta de un producto.

De hecho, únicamente es exigible por la autoridad sanitaria la realización de analíticas microbiológicas de los lotes para asegurar la inocuidad del producto. Con esto nos podemos hacer a la idea del abanico de posibilidades que pueden utilizar las marcas para trampear los productos.

Uno de los fraudes más comunes en los suplementos proteicos es declarar en el etiquetado mayor cantidad de proteína de la que realmente contiene.

Esto es fácilmente detectable a través de una analítica cuantitativa del tipo Kjeldahl.

Amino – Spiking para aumentar el % de proteínas

Otra práctica habitual es añadir aminoácidos en forma libre para aumentar el % de proteína (AMINO-SPIKING). Los aminoácidos con compuestos nitrogenados con lo cual si llenamos un bote de proteína con 80g de Glicina (un aminoácido muy barato) y 20 gramos de azúcar nos saldría un producto con un concentrado proteico del 80% por cada 100 gramos, ¿UNA PASADA VERDAD? Por eso es más importante la calidad que la cantidad.

El valor o la calidad de una proteína se obtiene por el ratio entre todos los aminoácidos que la componen y no por por la concentración total. Esto se conoce como el VB o valor biológico de una proteína o coeficiente de absorción y mide la proporción total del nitrógeno absorbido y utilizado por el organismo.

Esto nos hace ver claramente la importancia de consumir una proteína de gran valor biológico para maximizar la absorción y utilización de la misma. En este aspecto, el suero de leche es la fuente de proteínas con mayor valor biológico de la naturaleza por su gran aminograma  y proporción de aminoácidos del mismo. En Potential Nutrition, solo usamos 100% suero de leche como fuente proteica y hacemos públicas las analíticas para que puedan ser observadas y contrastadas, avalando uno de los concentrados de proteínas de mayor calidad del mercado.

Lamentablemente el método de análisis para determinar este tipo de fraude es más costoso y difícil de interpretar. Aquí no nos queda más remedio que hacer uso de una analítica cualitativa HPLC que desenmascare si hay algún aminoácido en exceso que no corresponda con los valores naturales del suero de leche.

Otra manera de detectarlo es en el etiquetado en la parte de la composición o ingredientes del suplemento. Muchas veces vemos matrices anabólicas mágicas compuestas por: Glicina, taurina, Glutamina BCAAs y un largo etc. Si el suero de leche es la proteína con mayor VB, no hay necesidad de añadir ningún otro aminoácido para mejorarla, con lo cual, si veis algún aminoácido libre añadido en la composición de una proteína, desconfiad.

Añadir sustancias nitrogenadas para aumentar el % proteico

Muy similar al amino-spiking, tenemos la adicción al producto de compuestos nitrogenados que nos suban el % de proteína sin ser nitrógeno proteico, como por ejemplo la Creatina.

La creatina es un ácido orgánico nitrogenado por lo tanto cuando añadimos creatina a la proteína nos aumenta el % de proteína sin ser nitrógeno proteico. Recordemos que el método Kjeldahl únicamente mide la cantidad total de nitrógeno sin discernir entre el nitrógeno proteico del no proteico. Una vez más, sólo nos quedaría recurrir a una analítica HPLC.

Igualmente, en referencia a lo que comentábamos con el amino-picking, si vemos en la composición y etiquetado de una proteína que está enriquecida con creatina, mala señal…

Añadir otras fuentes de proteína para abaratar costes

Otra manera común de abaratar costes es vender WHEY PROTEIN cuando realmente lo que se está vendiendo es una matriz compuesta por diferentes fuentes de proteína mucho más barata tales como proteína de soja, guisante, etc., con un VB menor que el suero de leche.

Esto lo podemos detectar nuevamente a través del etiquetado o mediante una analítica HPLC, ya que nos mide la composición de aminoácidos. Si vemos en el etiquetado proteína de soja o de guisante, es otro indicio de mala calidad.

Al hilo de esto, la mayoría de productores utilizan lecitina de soja como emulsionante para mejorar la mezcla del producto con diferentes líquidos. Es importante saber la cantidad y vigilar el HPLC, ya que muchas veces se aprovecha la lecitina de soja para añadir proteína de soja en cantidad con el objetivo de abaratar costes.

En Potential Nutrition facilitamos el % de composición de cada producto para saber la cantidad exacta de excipientes y principio activo.

Proteína en base seca y húmeda

Cuando realizamos una analítica Kjeldahl es importante saber si se trata de concentración de proteína en base seca o no. En la naturaleza los alimentos no están totalmente deshidratados y la proteína no iba a ser menos. La mayoría de fabricantes utilizan en su etiquetado la base seca que proporciona una concentración más alta de proteína cuando realmente el producto que estamos consumiendo contiene humedad.

Aunque pueda parecer una tontería y que apenas influya, lo vamos a ver con un ejemplo:

Supongamos que analizamos una muestra de 100g de producto con una humedad del 4 % y una concentración del 80 % en proteína.

Al quitar esa humedad del 4%, mediríamos de nuevo la concentración: 80*0,04= 3,2 gramos más de proteína. Esta es una manera legal de subir el % de proteína declarando unas cantidades que a la hora de la ingesta del producto no se van a cumplir.

Ahora ya conoces la importancia del etiquetado y de las analíticas en los suplementos de proteínas, por lo que ya puedes ser más exigente con la calidad de esos batidos de proteínas que tanto nos gustan.